martes, 13 de octubre de 2009

Decisiones

Qué dificil es tomar decisiones a veces. Es la segunda vez en mi corta -o no tanto- vida en la que me tengo que enfentar a elecciones complicadas (no es que no haya tenido que elegir otras veces, solo que en general no es algo que me cueste demasiado). Lo que vuelve estas situaciones particularmente complicadas no es, en realidad, la decisión en sí misma, ya que en en el fondo sé perfectamente lo que quiero hacer. Lo que pasa es que siempre hay detalles externos que enroscan la situación. Sobre todo, lo que más difícil me la hace, es afrontar el momento de comunicar lo decidido, aunque sepa que me espera algo mejor, me altera a niveles incalculados comunicar que no quiero seguir con algo.

Ahora estoy enfrentando esta encrucijada en cuestiones laborales. Sé que este trabajo no es lo mío, no me gusta, no me interesa, no me aporta nada. Ni siquiera a nivel humano me muero por quedarme, no es que mis compañeros tengan mala onda, pero no sé, simplemente no son la clase de persona con la que podría establecer buenas relaciones.
No quiero seguir acá, encerrada en un ambiente que no es el mío, en el que todos opinan sobre todo, en donde nadie se informa sobre nada. Yo, que aprendí a encontrarme en un microclima de debate y argumentaciones fundamentadas, ese que describí en el post anterior.
No me hayo cargando datos todo el día, ayudando a que Nike ingrese al país mercadería cosida por nenes esclavos en Indonesia. No me banco tener que hacer cosas para las que no me contrataron.
Me molesta tener que hacer las cosas de la facultad "para cumplir" cuando sé que las haría con mucho placer de tener más tiempo. Odio gastar mis energías en cosas que no me interesan.

Pero... ¿por qué no renuncio?, aunque para ser fieles a la realidad la pregunta sería: ¿por qué no planteo el hecho de no renovar el contrato? No es por la plata, tengo la suerte de poder vivir sin ingresos propios por algunos meses (de hecho podría vivir de mis padres mucho tiempo, solo que no me gusta)
No lo hago porque me cuesta, porque me cuesta enfrentarme a mi jefe y decirle que voy a hacer lo que le prometí que no iba a hacer: abandonar a los 3 meses. Porque dejo a mi compañera con la tediosa tarea de volver a enseñarle a otra persona todo lo que me acaba de enseñar a mí. Porque tengo culpa.
Culpa porque prometí quedarme.
Frustración porque veo que no soy de esas personas que pueden estudiar y trabajar todo el día y me fastidia soberanamente descubrir mis debilidades.
Descepción e insertidumbre porque siento que nunca voy a poder trabajar, me siento vaga, y nunca fui vaga, porque odio ser vaga.

Voy a terminar renunciando (o no renovando contrato), lo sé, pero todo esto se me pasa por la cabeza todo este tiempo previo a hablar con mi jefe y comunicarle la noticia.

5 comentarios:

O(ʜ)livia dijo...

uffff... qué complicación!!!
a mí mi papá me ofreció volver a trabajar en la empresa donde él trabaja (y yo estuve 3 meses el año pasado) y le dije que no (en realidad que no sabía, pero fue más un no), justamente por eso, porque no tengo ganas de trabajar en algo que no es lo mío, que me estresa y no me aporta nada en realidad.
ufff
es complicado.
muy!!
y entiendo tu culpa (yo en parte la tengo, porque me paso quejando de que quiero trabajar pero no acepto las oportunidades) pero creo que si te vas a sentir mejor no trabajando, es preferible hacerlo ahora cuando relamente tenés esa opción. quién sabe, capaz después no tenés otra chance.

besitos!!

Julieta dijo...

Te re entiendo Noe! es re complicado ese momento de dar el paso, de decir "hasta acá llegué", en algún punto uno siente esta culpa que vos nombrás, de no cumplir a nivel humano con lo que se suponía que debías cumplir... pero, y el momento de cumplir con vos cuando es? Ahora.
Siempre es ahora el momento.

Blanky dijo...

me diste justo en el clavo, porque tu "situación" es bastante parecida a la mia, presa por "voluntad" en un trabajo que no me llena ni profesional ni como persona... tambien tengo desiciones que tomar y sobre todo enfrentar aunque mi jefe muy en el fondo sabe que tomaré vuelo...
Sabes al final siempre nos quedara esa sensación de alivio por enfrentar situaciones que no sean de nuestro agrado que mas bien situaciones que nos cueste enfrentar porq llegado el momento tú Noe podras tomar la desicion que sea mejor para ti y no la que el resto de la gente te imponga...
Un beso.

noelí dijo...

Gracias a las tres por entenderme, parece una boludes, pero les juro que me siento mucho mejor!

Flora dijo...

Si no te llena para nada ese trabajo creo que no deberías seguir ahí para cumplir expectativas de alguien que al fin y al cabo no conoces y que seguramente no vuelvas a cruzarte en tu vida.. Hay que ser fuertes y sincerarnos con nosotras mismas, es la unica manera de ser feliz, no?