domingo, 22 de febrero de 2009

Mis hipercalóricos bocadillos entre comidas resultan tener siempre nombre de varón. Y hoy este pedazo de chocolate tiene su nombre.

1 comentario:

Julieta dijo...

aprender.. ya nose muy bien de que se trataba eso, ultimamente acumulo experiencias sin sacar nada en limpio de la moraleja, solo y unicamente el fuckin dia despues...

un abrazo, espero que termines bien tu semana