domingo, 2 de agosto de 2009

Es miedo, todo es por miedo. Me aterra que me conozcan, que me rechacen. Me enloquece el solo hecho de pensar en que me vuelvo vulnerable. Me asusta que reconozcan que tengo miedo. Es por eso que siempre finjo, y me río. Y me río de mi histeria, y la exagero, y dentro mío siempre sé que es solo miedo. Lo que me lleva a decir “no”, lo que me obliga a callar, lo que me mantiene inmóvil, siempre esperando que el otro actúe para hacerlo yo.

2 comentarios:

Julieta dijo...

Todos tenemos miedo, no? Yo creo que actúo exactamente al revés, pero por el mismo motivo... O sea, tengo taaannnto miedo, que hago las cosas sin pensar y me tiro a la pileta de cabeza aún viendo que no tiene una gota de agua, pero prefiero golpearme y que se pase lo antes posible el moretón...

O(ʜ)livia dijo...

me siento tal-que-te-cual
miedo a todo
desespera

beOHtes