miércoles, 6 de mayo de 2009

Un no es un y un es un no. Mis ojos son más claros que mi voz, creele a ellos. ¿Por qué se tiende a confiar más en lo que se dice que en lo que se muestra? La palabra tiene más peso que una mirada muchas más veces de las que me gustaría.
Soy transparente, sí, pero demasiado racional. Por eso te pido, creele al brillo de mis ojos, a mi sonrisa exagerada, al tono de mi voz, al calor nervioso de mi piel. Y, si te digo que no, no me escuches, leé mi cuerpo que es él el que habla de verdad. Un no es un , siempre fue un .

6 comentarios:

Primavera Fugaz dijo...

Solo se trata de mirar bien.
Saludos para vos :)

Blanky dijo...

Quien te ame, se fijará mas alla de lo superficil, lo que se escucha facilmente o se lee con claridad si no, que buscará más alla, donde el brillo de tus ojos transmita a él lo que quieres de verdad!

un beso!

Flor dijo...

Ay, me encantó.
A veces, lo escencial es invisible a los ojos.
Que tengas un hermoso día. Un beso!

querés melón? dijo...

siempre lo esencial es invisible a los ojos. invariablemente.

el problema es que somos ciegos del alma.

Julieta dijo...

Me encantó, muy lindo pero sobre todo muy real.

Flori dijo...

Hay que saber interpretar las palabras intangibles de los ojos.

Una vez que se aprende, es maravilloso.


Me gustó mucho lo que escribiste. En serio.
Un beso =)