domingo, 31 de mayo de 2009

Últimamente me descubrí demasiadas veces discutiendo conmigo misma, pero no una discusión pasajera, debates fuertes, de blanco o negro, sin grises, de esos en los que una de las dos partes pega el portazo y se va. El problema es que mi cuerpo es uno y no hay forma de escapar.

Demasiado tiempo soñando, creo. Mi mente fantasiosa voló de más. Creé un personaje de mi misma que entró en conflicto con mi otro yo, el que siempre existió, el que había construido y con el que me manejé (mal o bien) toda mi vida (tal vez no toda, pero desde que tengo memoria).

No es que me gustara, no se si estaba conforme con él, por las escapadas mentales y la cantidad incontable de horas que pasé soñando despierta supongo que, en el fondo, tan feliz con él no estaba, pero sabía llevarlo, estaba cómoda, no me cuestionaba tanto todo.

Evidentemente mi alter ego aún era demasiado insignificante como para ejercer alguna influencia. Ahora no, ya no, lo dejé crecer, lo alimenté con mis deseos incumplidos saciados en historias imaginadas. Él ya no quiere vivir en mi mundo de fantasías, necesita palpar la realidad. Está ganando espacio lentamente y no se cuanto tiempo de vida le quedará a mi yo “real”.

Si dentro de un tiempo me notan cambiada, ya saben qué pasó (y creo que en el fondo lo espero con ansias).


Si tienen ganas y tiempo los invito a leer mi cuento El elegante pantalón de tiro alto

5 comentarios:

Julieta dijo...

pienso en el Indio gritando "lo mejor de nuestra piel, es que no nos deja huir" y a su vez en el flaco con "las almas repudian todo encierro"... Creo que esas discuciones con uno mismo, aunque cuestan, siempre terminan teniendo algo productivo

noelí dijo...

totalmente Juli, concuerdo con vos, sin esos debates internos uno nunca se cuestionaría nada de lo q hace y no crecería nunca.
Gracias por tu aporte constante :)

Flori dijo...

Vivo así. Soñando. Imaginando. Viviendo en historias de mentira, para no afrontar al mundo real que me envuelve.

Pensé que era la única.
Besito

¡Jotapé! dijo...

Noe, tal cual, vivo hace un tiempo un proceso de cambios y de discusiones internas, al menos en mí caso particular lo vivo de una manera muy positiva. Enriquece pensar. Y si hay que cambiar, hay que intentarlo.

Sobre el cuento: me gustó mucho, solo a modo de opinión, aunque ésta no sea "autorizada", le sacaría el "¡qué horror!" del final. Me parece que así terminaría de manera más dramática. Pero es algo de lo que no estoy seguro. Es solo una opinión.

¿Qué grupo es ese? Si estás formando un grupo de escritura, querría decir que ya no sos tanto una "artista de puertas cerradas" ¿no?

Bueno, solo eso, un placer.

noe dijo...

Gracias por tu opinión! siempre vienen bien los comentarios.
Y no, no es un grupo de escritura, en realidad es el blog de mi comisión de una de las materias de la facu, pero puede ser que tal vez tenga q ir repensando eso de "puertas cerradas".