lunes, 23 de agosto de 2010

Una brújula, please!

Soy tan rara que a veces ni yo me entiendo, ni sé lo que me pasa, ni lo que siento. No sé si será el exceso de razonamiento o la falta de claridad de mis sentimientos. O si será la tremenda necesidad que tengo de pensar siempre en todas las variables posibles, y extremar en demasía los análisis. O mi poca capacidad de dejarme llevar...
Es en este contexto en el que Buenamigo empezó (de nuevo, por primera vez, ya nadie sabe) a generarme algo. No sé qué es, ni por qué es, ni podría definir exactamente cuando empezó, pero si sé que alguna parte indefinida de mi cuerpo, definitivamente ligada a los sentimientos más sinceros y puros, hoy está necesitando de él y me lo está haciendo notar demasiado seguido.

Probablemente sea mi soledad, ok, lo reconozco. Pero no hay nada como descargar estos sentimientos en palabras.

2 comentarios:

DanielayeléN dijo...

para mi: let it be....

Te lo dice una predicadora con poco talento, que estaría encantanda de ser así.

Marcela dijo...

gracias por pasar por mi blog y así dejarme descubrir el tuyo.

Respecto a tu post, que te puedo decir. Yo tenía una amiga que le daba muchas vueltas a todo y analizaba hasta las moscas y de repente se dio cuenta de todo lo que había perdido.

Yo sigo una máxima en todo orden de cosas "Lo peor que puede pasar es que te digan que no"

Y ese no al final nunca es tan terrible. Besos