martes, 14 de septiembre de 2010

Si esto no es una sitcom barata, no sé qué lo es (2da parte)

Sí, sola al balcón. Respirar, sentir el viento en la cara, chusmear a la gente que camina por ahí, reírme de la bizarreada que acababa de vivir en el baño.
De a poco, con el correr de los minutos, el balcón se llenó de gente. Y mientras nosotros hablábamos y nos reíamos, Buenamigo estaba sentado solo en el sillón, hasta que de repente desapareció.
Después de un buen rato de estar perdido, lo encontré acostado en la cama del dueño de casa hablando con uno de los chicos que lo acababa de despertar. Y ahí nos quedamos hablando por un bueen rato, hasta que Buenamigo tuvo que ir a socorrer al hermano que tenía sobredosis de Fernet. Y la gente se empezó a volver a su casa.
Sola en la habitación empecé a guardar en la mochila todo lo que tenía desparramado pero Único me interrumpía cada 2 segundos mientras yo intentaba correrlo, a cuatro manos, cual máquina espanta moscas, y siempre en silencio, para que nadie se entere.
Gracias a Dios la habitación se empezó a llenar de gente, Buenamigo, Único, otro chico y yo nos quedamos charlando de Friends y Dr. House mientras esperábamos que el hermano de Buenamigo se recuperara para poder irnos.

- Te vas con Único?, me dijo Buenamigo.
- No me dejes sola con él. Le dije yo con una expresión desesperada que no habrá podido interpretar.
- Bueno, te sumás al taxi?
- Sí.

Subimos al taxi, dejamos al hermano a las pocas cuadras, y ya que habíamos encontrado un billete de 10$ tirado en el auto, decidimos ir hasta su casa, en donde yo me iba a tomar un colectivo.
Solos en el asiento de atrás del auto. Mi idea de la amistad se diluía de a poco y estaba haciendo un esfuerzo sobrehumano por no estrujarlo con todas mis fuerzas. En ese contexto su manito se apoyó sobre mi pierna, y todo se me fue a la mierda. La mano empezó a subir y ahí dejé salir mi Drama Queen con frases como "Primero resolvé tu vida y después vení a buscarme", "No entiendo que es esto, por favor, explicame" y, con la cereza del postre: "No quiero ser tu amante", el viaje se fue terminando. Él se bajó en su casa y yo seguí en el taxi hasta la mía.

Y ahora?... No sé, habrá que esperar, supongo.



2 comentarios:

Fran dijo...

Ya me había alejado practicamente del todo del mundo de lso blogs pero ahora hiciste que me enganche con esta historia!

Saludos!

ANI dijo...

Sí!!! necesitaba algo divertido, gracias!
Buscabo blogs y el siguiente era el tuyo, por fin acerté.